Opinión no contratada: ¿qué hacer?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

¿Ja oíste hablar sobre “Mom shaming”? Este es un termo a dotado recientemente, que se refiere a avergonzar la madre por no seguir un padrón o lo que algunas personas consideran correcto en el ámbito de maternidad.

A algunos días, oí de una madre que, cuando ella descubrió la gravidez de su primer hijo, sintió que su vida se tornó “dominio público” en todos los asuntos relacionados a maternidad. Ella recibía tantos consejos y opiniones diferentes, que termino sintiéndose ansiosa y preocupada enfrente de tanta información.

Sabiendo y confiando que 90% de las personas aconsejan y dan opiniones con buenas intenciones, con el intuito de ayudar la propria experiencia en el asunto. La maternidad en si genera una cobranza para la madre, y muchas veces, un consejo dado con una buena intención, puede acabar aumentando ese sentimiento de cobranza y generando sentimiento de sobrecarga, baja autoestima y hasta misma depresión.

Se tú, madre, tienes sentido de esa forma, quiero compartir contigo la experiencia de mi hermana Juliana, que recientemente tuve su tercer Hijo:

“Una vez una persona vino asta mi para sacar algunas ropas de mi bebe, porque en su opinión, yo estaba sufocándolo y el debería estar con calor, entonces saque su jaqueta que él estaba vestido. En un momento mas tarde, otra persona vino asta mi y me pregunto por qué o mi bebe estaba con tan poca ropa, y que el debería estar con frio, en aquel momento me quede confusa y tomé una lección para mí. Yo soy la madre, y debo conocer mi bebe, se yo verificar la temperatura de sus manitos y de los pies, sabre se él está con frio o no. En aquel día a delante, decidí tomar mis proprias decisiones. Cuando alguien me da alguna opinión, yo no descarto totalmente, yo avalió, y si percibo que hace sentido en mi dinámica con mi bebe, agradezco y lo pongo em práctica. Si yo no concuerdo con la opinión que me fue dada, yo simplemente agradezco y no digo mas nada. De esa forma, me siento libre para tomar mis decisiones y soy educada con todos.”

Esa fue la forma que Juliana encontró para tratar con las opiniones ajenas, para no crear desacuerdos y no sentirse ansiosa sobre el asunto. No te preocupes en equivocarte. Todas en algún momento van a cometer errores y a través de esos errores que descubrirás lo que te da cierto para tu bebe o no. En ese medio tiempo, tenta no alimentar sentimientos negativos, y siéntete en paz para desfrutar los momentos con tu bebe.

Un valioso consejo antes de dar una opinión a una madre, es esperar que ella pregunte tu opinión o pida ayuda. Si tu ja eres madre y percibes que tu experiencia pude ayudar de alguna forma, talvez sugiriendo una pomada para asaduras que era eficiente en tu hijo, o alguna técnica diferente para disminuir la cólica del bebe, aconséjale sin criticas o juzgamiento. Cuenta tu experiencia y como trataste con aquella situación, mas dejando la madre libre y a voluntad para hacer sus proprias elecciones y experiencias.

Debemos acordarnos que cada persona es diferente. Lo que puede funcionar para algunas, puede no funcionar para otras y todo bien. La maternidad es un momento de descubierta. A veces, todo lo que la madre quiere es privacidad para hacer esas descubiertas con calma y curtir esa fase especial. Entonces, en este momento, podemos usar nuestras palabras para dar apoyo como:

“¡estás haciendo un óptimo trabajo!”

“¿necesitas de alguna ayuda?”

“¿quieres que te busco un vaso de agua en cuanto amamantas?”

“¡tu eres exactamente la madre que tu hijo necesita!”

Vamos hacer con que ese momento en la vida de cada madre sea especial, con palabras positivas. De los labios de Jesús no se oía palabras negativas, Él estaba siempre listo a ofrecer una palabra de incentivo y ánimo.

“La voz de la lengua son dones de Dios, y se usados correctamente, son un poder divino. Las palabras significan mucho. Pueden expresar amor, dedicación, alabanza, melodía a Dios, u odio y venganza. Palabras revelan los sentimientos del corazón. […] Se miramos el lado brillante de las cosas, encontraremos bastante para tornarnos bien humorados y feliz. Si damos una sonrisa, ellos no serán devueltos; si hablamos palabras agradables, motivadoras, ellas nos serán pronunciadas en retorno”.

Mente, carácter y personalidad, vol.2 p.572

Lea los otros artículos en nuestro "¡El bebé está aquí! Ahora que" serie!

Postpartum Depression: A new perspective on maternity

Mirror, Mirror: Loving your body postpartum

An Intro to Breastfeeding for the Expectant Mother

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Girl writes in journal
The Girl Writes is a space created by women for women. Everything in a faith-based perspective. No adaptations necessary. Learn more.

Related Posts

es_PE